535
post-template-default,single,single-post,postid-535,single-format-standard,stockholm-core-1.0.7,select-theme-ver-5.1.1,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline-bottom,header_top_hide_on_mobile,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Premios LAIAK, una gala por la Diversidad

La Asociación LAIAK ha celebrado en Tafalla su primera gala de premios “por la visibilización del colectivo”, alzando la labor de quienes luchan por ello.

 

LAIAK tiene tan sólo un año y ya se ha edificado como un ejemplo de lucha para los derechos LGTBIQ+ en la Zona Media de Navarra. Pionera en la comarca, se creó por un ambiente libre de homofobia.

 

La primera edición de premios reconoció la labor de Mili Hernández, la de la asociación Kattalingorri y la de la ciudad de Olite, tres ejemplos de progreso colectivo e individual. Durante la gala, LAIAK se alzó al grito de la diversidad, acompañados por el folclore de las dantzas y la presencia de representantes institucionales.

 

Mili Hernández abrió hace más de veinticinco años en Chueca una librería con temática LGTBIQ que llegó cuando la literatura lésbica no se concebía en el Estado ni en las mentes de los más progresistas. El premio que recogió es el reconocimiento al trabajo realizado durante un cuarto de siglo, al tesón impuesto y las ganas de continuar.

Es muy emocionante, en esta época de dificultad me hace especial ilusión porque hay que seguir trabajando, todos nosotros somos necesarios

El galardón a nivel comarcal lleva el nombre de Kattalingorri por su activismo durante casi veinte años. La entidad nació en el 2000 con el objetivo de dar un servicio de atención e información para las personas LGTBIQ en Pamplona y que desde hace unos meses ha extendido su ámbito de acción al conjunto de la Comunidad Foral.

Recibimos el premio con cariño y satisfacción, es el reconocimiento a la institución pero sobre todo a la perseverancia de las personas que han estado cuando faltaban los recursos, a los que se mantuvieron firmes cuando no había nada

asentía Xabier Sánchez coordinador de Kattalingorri.

 

El bar Los Lebreles, en Olite, se mantuvo a la vanguardia durante los años ochenta, fue un lugar de peregrinaje, al igual que la propia localidad, para los navarros que no se sentían acogidos en sus pueblos. Aquel fue el primer bar de ambiente LGTBIQ en la comunidad.

En Olite había cordialidad, en los 80 venían autobuses llenos con personas que aquí no se sentían juzgados

explicaba Alejandro Antoñanzas, concejal de Igualdad y encargado de recoger el galardón.

 

Fuente: Noticias de Navarra E. Pujol